Seiun S2-c08

Capítulo 08 – El comercio

 

Ha pasado mucho tiempo desde que Eiji se reunió por última vez con la abuela de Tanya, la jefe tribal.

Por lo general, se veían durante el trueque e intercambio del jabón, pero estos fueron solo algunos saludos.
Desde el momento en que supo sobre su verdadera relación con Tanya, Eiji se volvió más tímido. Esto, tal vez, podría ser la razón por la que siente la distancia entre Bona y él mismo.
Aún así, era mucho mejor que llevarse bien con extraños, que solo estaban orientados a los negocios.

 

– Oh, Eiji, entonces viniste.

– Sí, abuela. ¿Tienes algún negocio conmigo?

– Bueno, primero, bebamos un poco de té.

 

Eiji cedió y se sentó en la silla como sugirió la jefe tribal.
Había una taza de té con agua humeante puesta sobre la mesa.
Parecía ser un té de hierbas preparado con fruta similar al tilo común, o algún árbol similar.
Una vez que comenzó a beber, Eiji pudo sentir la delicada fragancia de las flores.

 

– Me gusta beberlo usando la miel de las flores del tilo, ¿sabes? Este té también se hizo usando flores del mismo árbol. Tengo la sensación de que toda su vida se vierte en ella.

– Recientemente, se ha vuelto más frio, por lo que beber este té sabe muy bien.

– ¿Es eso así? Esa chica, a ella también le gusta esto, ¿sabes? Así que tráele algo de vuelta.

 

Bona le entregó un tarro lleno de frutas secas y otro con una pequeña dosis de miel.

Todos fueron exprimidos por el jefe tribal ella misma.
Cuando Eiji los recibió agradecido, sonrió suavemente sin darse cuenta mientras imaginaba la cara feliz de Tanya.

 

– ¿Ha pasado ya medio año desde que llegaste? Parece que todavía tienes problemas con el trato con personas. Haz tu mejor esfuerzo.

– No hay forma de que los vea todo el tiempo, así que es difícil.

– Aún tienes tu propio trabajo que hacer, ya veo. Está bien preguntarle a Tanya si hay algo que necesites. Esa chica siempre ha estado cuidando mi espalda desde que era una niña pequeña, y así, creció así. Ella sabe cómo lidiar con la mayoría de los problemas.

– ¿Es así? A mí no me parece así.

– Eso es porque ella los entrega a ti, quien es su esposo.

 

Ciertamente, el Tanya en la memoria de Eiji parecía respetarlo siempre.

Ella no tiene quejas ni críticas por lo que hace.

Además, cada vez que le contaban acerca de un nuevo invento, Tanya cumplía con Eiji, quien decía “déjamelo a mí”, y hasta dejaba que le probara el jabón.

Aún así, tal vez dudaría cada vez que estuviera ayudando a Eiji con sus nuevas creaciones.

También se le permitió a Eiji hacer negocios con vendedores ambulantes sin la necesidad de que Tanya lo siguiera.

Estaba agradecido de tener una esposa tan comprensiva que lo respetaba en todos los aspectos.

 

– ¿Te enamoraste de ella otra vez?

– En primer lugar, mi amor por ella es infinito, por lo que no cambia.

– Solo estás alardeando de ella.

 

Una sonrisa irónica apareció en la cara de la jefe tribal.

 

– Para empezar, el primer tipo que murió vino de un pueblo distante, y fue el segundo hijo del jefe tribal allí. Como quería que dejara un hijo, era necesario hacer que ambos se llevaran bien. También pensé en confiarle este pueblo algún día, así que le enseñé muchas cosas a Tanya.

– Entonces fue así.

– Si tuviera que describir a esa chica, ella siempre escucharía a otros aldeanos, y si había algo que necesitaba, a menudo hablaríamos de ello.

– ¿Se trata de cosas como tu salud?

 

Eiji se sintió sorprendido después de escuchar “si había algo que necesitaba”.
El jefe tribal tenía alrededor de 50 años.
Su cabello se volvió blanco y su espalda se encogió debido a muchos años de duro trabajo.

No sería extraño si su vida fuera a terminar en este ambiente cruel, donde uno tiene que lidiar con la comida insuficiente y el trabajo manual diario.
Además, el nivel de medicina fue bajo.
Si uno fuera a declinar en fuerza, no habría cura.

Incluso contraer un resfriado resultaría en la muerte de uno.
Sin embargo, su rostro no se veía pálido, y había un tono en su voz.
No había necesidad de preocuparse por cómo saldría su salud.

 

– Todavía estoy viva y pateando, ¿sabes? Probablemente, no voy a ser sustituido de inmediato, pero no hay nada mejor que recordar acerca de su trabajo y convertirse en un adulto.

– Eso también es verdad.

– Por eso, siempre que tengas tiempo, úsalo sabiamente. Sigue forjando implacablemente.Y también, negociar con esos malditos terratenientes, comerciar con vendedores ambulantes y establecer contactos con otras aldeas. Parece que hay mucho que hacer.

– Por favor, no seas dura conmigo.

– No, te convertiré en un buen hombre trabajador.

 

Kuhahaa – en contraste con la jefe tribal que se rió, Eiji solo pudo hacer una sonrisa irónica.

Decir cosas, como convertir al esposo de su nieta en un buen hombre que cumpliría con su deber, le dio a Eiji, que no tenía ni conexiones ni origen, mucha seguridad.

A pesar de saber eso, todavía tenía problemas para lidiar con esta persona.
La jefe tribal de Siena era en verdad una persona excéntrica, poseía a la vez gentileza y rigor.

———–

Un viento bastante frío sopló.
Por encima de la cabeza, el cielo azul y las nubes cumulonimbos se expandieron.
Pequeñas nubes, que parecían innumerables, recordaban una cascada.
El sol estaba saliendo de las nubes, calmando el frío del otoño.

Junto con el sonido de traqueteo, Eiji podía sentir el leve temblor bajo su trasero.

El temblor se debió a las ruedas del carro chocando contra las pequeñas piedras y huecos, que se crearon en la carretera.

Mucho tiempo antes, Eiji conectó resortes a la carretilla.

La carretilla, que fue encargada y fabricada por Fernando, demostró ser muy flexible en el uso. Sin embargo, debido a que estaba temblando, Eiji pensó en fabricar muelles, que también se unieron posteriormente al carruaje hecho especialmente para fines comerciales.

Cortar el alambre de hierro, luego doblarlo para que consiga el ángulo correcto. Este trabajo requirió muchas habilidades y, por lo tanto, no fue fácil mantener la elasticidad correcta.
Sin embargo, esta dificultad fue uno de los encantos de un artesano.
Más tarde podrían convertirse en el eje y los cojinetes de la rueda

Debido a eso, la fricción y la resistencia de las ruedas se redujeron en gran medida.

El carruaje ahora se dirigía hacia la aldea Tal desde Siena.

 

– El clima es bueno ¿no es así, Eiji-san?

– Cierto. Tanya-san, ¿no sientes frío?

– Está bien. Puedo sentir calor viniendo de Eiji-san.

 

Delante de la carga, ambos colocaron juntos sus hombros con una gran manta en la parte superior, cubriéndolos. Ciertamente, Eiji podía sentir la calidez envolviéndose alrededor de él desde sus cuerpos. Y no solo su cuerpo, sino también su corazón podían sentir que provenía de la persona que amaba.

 

– ¡Ack! Salir con los recién casados, este sentimiento es el peor …

 

Fernando, que estaba en el asiento del carruaje, conducía el carro mientras usaba un lenguaje ofensivo.

Una vez que Eiji le dijo la jefe tribal que nunca había estado fuera de la aldea, se le encomendó la tarea de hacer negocios comerciales.

Como Eiji no sabía cómo funcionaría normalmente el intercambio, se asignó a Fernando, que era un negociador bastante elocuente, como representante.

También parecía que Fernando a menudo solía estar a cargo de las negociaciones.

 

– Dios mío, por favor danos un descanso. Ni siquiera hemos tenido la oportunidad de salir juntos.

– Está bien.

– Sí, sí. Por favor, preste atención para que la carga no se rompa.

 

Independientemente de la cantidad de suspensiones que adjunten, no había forma de anular por completo la sacudida.

De nuevo, había un bosque profundo entre ambas aldeas, que parecía continuar para siempre, y el ancho de la ruta era estrecho.
Como había otros carruajes comerciales y ambulantes que pasaban regularmente, las piedras grandes fueron retiradas; sin embargo, aún quedaban muchos baches.

La carga incluía pieles y productos hechos de pieles. Además de eso, se envasaron lana y queso de oveja. Dado que hay pequeñas colinas en Siena, además de la agricultura, la crianza de ganado fue posible. Además de eso, tenía hierbas que crecían naturalmente en la montaña, como la menta y la hierba de limón, bien conocidas por Eiji. Luego, había pequeñas cantidades de productos hechos de hierro, como clavos metálicos, agujas, tijeras, cuchillos de cocina y ollas.

 

-¿Qué obtendremos a cambio de estos?

– En esta época del año, lo más esencial sería la sal.

– Entonces, ¿es sal? Parece que no hay lugares con sal de roca en el pueblo. ¿Lo estamos comprando solo por cocinar?

– No es solo para cocinar. Durante este tiempo, necesitamos gran cantidad de sal para hacer conservas, como carne seca, jamón, salchichas y pescado salado.

– Oh, ¿entonces realmente había conservas?

– Está bien. Incluso en el invierno podemos de alguna manera capturar peces, pero en el caso de la caza, sería más difícil.

– Mike-san es bastante hábil disparole a aves migratorias, aún …

 

Para Eiji, fue el primer invierno.
No podía imaginar lo difícil que debe ser, pero a juzgar por su forma de hablar, parecía ser bastante dura, es lo que predijo.

 

– Si hay algo que necesites, simplemente dilo.

– Entendido.

 

¿Qué tipo de aldea será, y habrá alguna diferencia?

Se decía que se especializaba en la producción de loza, pero la sal utilizada para el intercambio era probablemente lo que provenía de la afluencia de otras aldeas.

Eiji se preguntó si había algo que pudiera ser útil para la aldea, así como si había algo que él pudiera darle a Tanya como regalo o no.

Además, ¿su vida es diferente? ¿Y qué tipo de sentimiento daría, en comparación con Siena?
Al ver una aldea diferente que estaba frente a él, por primera vez hizo que su corazón latiera más rápido.

 

<previo] [INDICE] [próximo>


NOTA: TODO ESTO ES PRÁCTICAMENTE TRADUCCIÓN DE GOOGLE-TRAD Y LO EDITE A MI GUSTO, COMO MI EDICIÓN NO ES DE GRAN CALIDAD NO PUEDO GARANTIZAR UNA TRADUCCIÓN EXACTA O INCLUSO DECENTE, ASÍ LOS CAPÍTULOS ESTÁN EN CONSTANTE CAMBIO Y ESTOY 100% DISPUESTO A CRITICAS/CORRECCIONES


3 comentarios en “Seiun S2-c08

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s