Seiun S2-c12

Capítulo 12 – La conclusión de la negociación

 

El estado de ánimo de Franko cambió naturalmente, ya que la jefe tribal asumió el papel de negociador.
Su abrumador aura, que podía ser percibida hasta ahora, se convirtió en ‘Escuchemos’.
Puedes notar el cambio de actitud en las voces que provienen de las personas que estaban sentadas, así como también de aquellos que observan.

Cuando Eiji se dio cuenta de que no podía dejar la mesa, se sintió decepcionado.

Sin embargo, no terminaría con eso.
Si hubiera alguna falta en uno mismo, uno debería considerar llenarlos aprendiendo.

Cuando decidió concentrarse, puso su oído en la negociación entre los dos.
Su negociación comenzó con un tono tranquilo proveniente de la jefe tribal, que estaba más reprimido que de costumbre.

 

– Franko, tengo una pequeña sugerencia, sin embargo …

– Escuchemoslo.

– Como ya has hecho una investigación, deberías saber lo mejor, pero este tipo es excepcional. Ha hecho una variedad de cosas nuevas y las ha puesto en práctica.

– Parece ser así. Todavía ha pasado la mitad del año desde que llegó, ¿verdad?

– Así es. Te preguntaré, pero, ¿de verdad crees que hay espacio para hacer nuevos inventos si somos restringidos con fuertes impuestos?

– Si congela la cantidad de trabajadores, podrá reducir la carga.

– Eiji es el único responsable de suministrarnos las materias primas, la producción y el procesamiento. Al menos envíenos con su gente, para que podamos dedicarnos más a la producción.

 

Al escuchar las palabras de la jefe tribal, Franko guardó silencio.
Probablemente fue el tipo de conversación en la que no insertarías una condición.

 

– Te enviaré varias personas si puedo tenerlo listo

– Eiji es un miembro de este pueblo. ¿De verdad crees que te dejaría tenerlo? ¿No puedes averiguar qué le pasará si lo dejo ir?

 

¿Lo que sucederá?
Se siente como si uno no pudiera imaginar eso.

Para Eiji, que albergaba algunas dudas al respecto, las siguientes palabras que salieron de la boca de la jefe tribal estaban llenas de sorpresa.
La jefe tribal le lanzó una mirada a Eiji, diciéndole que prestara más atención.

 

– Puedo imaginarlo confinado en tu ciudad y forzado a hacer trabajo. No tendrías la menor intención de permitirle regresar al pueblo, por lo que probablemente solo enviarías un mensaje verbal a tu conveniencia y, tarde o temprano, utilizarías una forma indirecta de pedirle el divorcio a Tanya. Por supuesto Eiji, lo reportarían diciendo que la solicitud vino de usted.

– ¿C-como tal cosa realmente ser el primero en ser expuesto? (¿?) 

– Eiji, todavía eres joven. No, preferiría decir que todavía no sabes tu verdadero valor.

 

La cara de la jefe tribal quedó atónita ante Eiji, que intentaba negar que no fuera posible.
Él también entendió al mirar su rostro que ella no lo comprendía.

‘Esta persona solo dice lo que piensa’ – pensó.

A través de los músculos a lo largo de su columna vertebral sintió un escalofrío, que de alguna manera no podía expresarse en palabras. Eiji podía sentir los poros de su piel expandiéndose.
Era temible y, sobre todo, era incapaz de comprenderlo.
Eiji estaba lleno de emociones de incredulidad, diciendo que sus habilidades no podían ser tan valiosas.
La jefe tribal y la forma de razonar de Franko iban en contra de su sentido de los valores.

 

– Si es este tipo, entonces él es capaz de hacerlo. Por supuesto, él no hará eso usando la fuerza bruta, sino que usará palabras hábiles para crear tal situación, en la que no podrá reaccionar. Si estuviera en su lugar, haría lo mismo. Además, dado que ha viajado entre varias aldeas, poseería una gran cantidad de experiencia. Tengo la intención de asegurarme de la verdad.

– Me siento preocupado por forzar una conversación basada en suposiciones sobre usted. Eiji, por favor tranquilízate. Puedo asegurarte que tales cosas no sucederán.

– Incluso si quisieras, no podrías. Sin embargo, si te atreves a hacerlo, no voy a permanecer en silencio. Me pregunto si incluso se convertirá en una guerra.

– Es por eso que digo que es una ilusión poco probable que ocurra.

 

La aldea de Siena tiene una población de 250 y algo. Por otro lado, la ciudad de Nazioni, donde reside el feudal, tiene un número que es alrededor de un poco más de 400 y una docena.
Se podría decir que no es una gran diferencia.
La ciudad de Nazioni ha sido el lado gobernante gracias a la diferencia de poder en la tecnología basada en la herrería de bronce. Por lo tanto, considerarían a Eiji, que es capaz de manejar la fabricación de hierro, una amenaza.
Por esa razón, querrían mantener a alguien como Eiji de su lado si es posible, es lo que el jefe tribal le dijo a Eiji.

 

– Si lo ataras de esa manera a medias, probablemente no prosperes teniendo todos esos artículos nuevos. En lugar de eso, ¿no crees que sería mucho más rentable dejarlo hacer lo que quiera para hacer nuevos objetos?

– Reconoceré eso. Sin embargo, no hay garantía real de que pueda hacer esas cosas nuevas.

– Eiji.

– ¿Sí?

– ¿Tiene alguna otra idea que pueda usar para hacer cosas nuevas?

 

Eiji sabía qué clase de respuesta esperaba el jefe tribal.
Además, sabía que se relacionaría con las limitaciones que se le imponían, dependiendo del tipo de respuesta que brindara.

 

– Bueno, entonces, si es algo pequeño … El elemento que me viene a la mente en este momento es … Si es ahora … considerando lo que necesita el pueblo, ¿no serían herraduras?

– ¿Herraduras? ¿Que es eso? Me gustaría que me lo expliques en detalle.

– Son zapatos hechos de hierro para cubrir los pies de un caballo, ¿sabe? Protege las pezuñas del caballo, lo que hace que sea más facil soportar lesiones.

 

Los caballos salvajes tienen pezuñas duras; por lo tanto, no se lesionarán facilmente. Sin embargo, un caballo domesticado tiene un casco manso y es más susceptible a las lesiones.
Además, se utilizan para el trabajo, como arar y jalar carros, lo que hace que sus cascos se desgasten fácilmente como resultado.
Durante sus actividades diarias en Siena, Eiji escuchó al granjero, Bernard, que se quejaba de la débil constitución de su caballo. Fue entonces cuando tuvo la idea de hacer herraduras.
Por supuesto, no hay pruebas de que se convierta inmediatamente en un buen artículo solo porque dice que lo hará.
Su trabajo variará según la forma y el grosor, lo que podría decidir si será o no fácil caminar.
Sin embargo, era algo que podría ser enmendado. Si él pudiera lograr tal resultado usando sus habilidades, entonces estaría bien.

Al escuchar las palabras de Eiji, la jefe tribal recuperó sus sentidos y asintió profundamente.

 

– Justo como esto, con poco cuestionamiento, pudo sacar la idea de crear un nuevo objeto. Creo que esto debería ser más que suficiente para la prueba.

– … No puedo evitar aceptar eso. Eiji-san.

– ¿Sí?

– Cuando creas elementos nuevos, no solo haces uno, ¿verdad?

– Para probarlos, hago varios patrones.

– Entonces, por favor considérelos como pagando impuestos.

– ¿No cambiará la relación de impuestos con eso?

– Su carga se reducirá. Además, tengo que asegurarme de compensar esa excusa, ¿sabe?

– Ugh …

– Ah, por supuesto, si es algo pequeño que requiere muy poco tiempo para hacer, me gustaría tener una cantidad específica de ellos.

 

Seguramente, con una estructura impositiva de este tipo, definitivamente podrá obtener nuevas tecnologías.
Al mismo tiempo, suponiendo que Eiji haga más de tres artículos del mismo tipo, habrá una posibilidad de reducir la proporción de impuestos de forma natural.

Comparado con la charla hasta ahora, no parecía ser una mala idea, pensó.

 

– Hay una cosa mas.

– ¿Todavía hay algo más que quieras?

– Esto también es vital. Aunque diga que pagar impuestos, no es como pagar con nada. Quiero especificar, por ejemplo, que los agricultores paguen con trigo, pastores, con queso y carne, estiércol de animales y pieles.

– Entiendo….

 

Esta es una sociedad que se compone de intercambiar bienes.
Normalmente, si hay un sistema monetario, entonces pagar con dinero se consideraría bastante conveniente. Sin embargo, no siempre es verdad.

De ser así, los alimentos, que tardan en crecer, se recolectarán con menos frecuencia en forma de impuestos, en lugar de dinero.

Si tiene la intención de imponer impuestos sobre los productos especiales de cada aldea, la minimización del tiempo de pago entre los impuestos probablemente alivie a los aldeanos.

 

– Hablando de eso, Eiji-san, quiero que me pagues, aparte de tus inventos, con 500 puntas de flecha, y 10 puntas de lanza.

– Sea como sea con las puntas de flecha … pero me niego a ser puntas de lanza.

– ¿Porqué es eso?

– No quiero hacer herramientas que pretendan quitar vidas humanas.

– Sin embargo, herramientas como nata y hachuelas también se pueden usar para matar personas. ¿Por qué está bien con la punta de flecha?

– Porque se puede aplicar en pueblos para cazar. Su objetivo principal no es ser utilizado en una guerra. Entiendo que se puede convertir en un arma, dependiendo de su usuario. Aún así, deseo crear artículos que se centren únicamente en hacer la vida más rica.

 

Era una condición en la que Eiji no podía ceder.
De acuerdo con la historia que él conoce, solía haber muchos herreros que se ganaban la vida forjando armas, como espadas, armaduras y pistolas.
A pesar de eso, la principal creencia de Eiji, desde su nacimiento y hasta ahora, era forjar herramientas de hierro mientras veía a la gente sonriendo.

Eso se aplicaba a su padre, a quien también veía en su débil sueño.
Eiji miró a Franko a los ojos como si expresara su determinación.
Esta vez no apartaría la mirada.

 

-¿Aún si puedes usarlos para mantener la paz?

– Sin importar eso, un arma es un arma.

 

El silencio continuó por un tiempo
Eiji no cambiaría su opinión.
En el peor de los casos, tendría los ojos puestos en él, lo que llevaría a empeorar su estado o incluso a estar en una posición que pone en peligro la vida.
Pero sea lo que sea, era algo que no podía consentir.

 

– (suspiro) … No puedo ganar contra alguien que está dispuesto a tirar su vida así. En ese caso, tendré que pedir natas (machete japonés), en lugar de lanzas.

– Lo siento por ser egoísta, pero esto es algo a lo que no puedo consentir.

 

Al balancearse con un nata, uno podría convertirlo en un arma maliciosa.
Sin embargo, Eiji no podía sospechar de ese asunto.
De lo contrario, no podría hacer nada si considerara qué usuario es.

 

– Además, haz tu mejor esfuerzo para producir grandes cantidades de jabón. En este momento es un artículo raro, por lo que la tasa de cambio es extremadamente alta. Además, si es efectivo contra enfermedades epidémicas, entonces definitivamente lo necesitamos. Estas son las cosas que la jefe tribal también apoyaría, creo.

– Prometo cooperar contigo. En consecuencia, haré que reduzcas la tasa impositiva impuesta al trigo.

– Si es una disminución similar a la tasa de cambio, entonces no puedo, pero me aseguraré de que obtenga un descuento.

 

La charla concluyó.
Franko tendrá en sus manos la nueva tecnología junto con azadas y natas hechas de hierro
Además, al principio, no habrá miembros asignados para ser desplegados desde Eiji.
Teniendo en cuenta que Franko no tenía un poder abrumador en el sistema de gobierno, se podría decir que produjo un resultado excelente.
Más tarde, la negociación se completará con algunas regulaciones menores entre estos dos.

Al final, Eiji no pudo entender cómo funcionan las negociaciones.
Debido a que había una gran diferencia en su sentido de los valores, le resultaba difícil entender sus principios.
Lo único que quedó claro es que mientras no expongas claramente tus propias intenciones, serás tragado en medio de las negociaciones, o eso dicen.

En verdad, Eiji, que se sentía inferior, no podía mirar a alguien tan hábil como la jefe tribal.

Después de que la negociación concluyó, todos bebieron el alcohol juntos en la atmósfera amistosa.
Comparado con antes, Franko sentía menos tensión y parecía tener una postura bastante floja.
Incluso la jefe tribal suavizó su actitud severa, y en su lugar adoptó una con una recepción amistosa.
Esto también fue parte de las negociaciones.

Mañana, después de que Franko salga a dar un paseo para determinar cualquier cambio en los campos de cosecha, partirá hacia otra aldea.
Debido a que visitaba pueblos dos o tres veces al año, se dijo que durante la mitad del año su deber consistiría principalmente en viajar y hospedarse.
Mientras trataba de hablar, expresó sus quejas por no poder ver a su esposa e hijos. Parecía que también era un tipo común de hombre.

Después de que Franko regresó a su casa de campo, Eiji decidió regresar a su hogar también. Sin embargo, fue detenido por la jefe tribal.

 

-Gracias por su arduo trabajo hoy. Probablemente te sorprendió esta repentina charla de negociación cuando regresaste de hacer el intercambio.

– Es realmente como dices. No sabía si era un recaudador de impuestos o un inspector.

– Tuvimos un momento inesperadamente malo, así que fue molesto. Además de eso, ese tipo es bastante brillante. Aún asi, al final, pareció comprometerse, por lo que logramos nuestro objetivo con firmeza.

– ¿Es así?

– Sí, mientras caminaba como si me resistiera, hábilmente logró cobrarnos el impuesto. Bueno, no pienso guardar silencio y seguir mirando. Desarrollaremos nuestra fuerza y ​​esfuerzo a fin de obtener el mismo estatus.

 

Para que eso ocurriera, tenían que vincularse firmemente al desarrollo progresivo y la creación de circunstancias, lo que evitaría cualquier posibilidad de proponer aumentos de impuestos.

Eiji creía que los resultados obtenidos a partir de estos objetivos serían excelentes, y no había dudas al respecto.

 

– En las negociaciones, es esencial estar preparado y, al mismo tiempo, forzar al enemigo a cometer un error mientras golpea en el momento adecuado. Esta vez no estábamos lo suficientemente preparados, por lo que Franko no se equivocó, pero aún así, debería estar bien forzar al enemigo tanto como sea posible y atacar cuando se vuelva inconsistente y débil.

– Pero hacer eso en tan poco tiempo, ¿no es tan difícil?

– Puedes acostumbrarte a cualquier cosa.

 

Parecía que la lección sobre las negociaciones terminó con eso.
El silencio continuó por un tiempo hasta que la jefe tribal pronunció su duda como si recordara algo.

 

– ¿Todavía no has recuperado tus recuerdos por completo?

– Solo una parte de ellos. Aún así, no son lo suficientemente claros.

-¿Es eso así…? Pasa por mi casa mañana una vez que sea pasado el mediodía. Hay algo que deseo mostrarte.

– ¿Algo que deseas mostrarme?

– Sí. Tal vez, podría ayudarte a recuperar tus recuerdos.

 

Eiji asintió, expresando sus pensamientos más profundos a la jefe tribal que tenía una expresión severa.

Lo que ella quería mostrar estaba relacionado con sus propios recuerdos.
‘Pero que cosa podría ser’ – Eiji no podía adivinar.
Ese día, pensando en la negociación y sus recuerdos perdidos, Eiji pasó la noche sin dormir.

 

<previo] [INDICE] [próximo>



NOTA: TODO ESTO ES PRÁCTICAMENTE TRADUCCIÓN DE GOOGLE-TRAD Y LO EDITE A MI GUSTO, COMO MI EDICIÓN NO ES DE GRAN CALIDAD NO PUEDO GARANTIZAR UNA TRADUCCIÓN EXACTA O INCLUSO DECENTE, ASÍ LOS CAPÍTULOS ESTÁN EN CONSTANTE CAMBIO Y ESTOY 100% DISPUESTO A CRITICAS/CORRECCIONES


Un comentario en “Seiun S2-c12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s