Seiun S3-c10

Capítulo 10 – Las cinco miniaturas

 

Cuando se trata del comienzo del golpe, uno tiene que golpear, de lo contrario no comenzará. (+en serio? Si no me dices no me entero, vivimos en una sociedad)
Tan pronto como Eiji confirmó que había suficiente fuego atravesando el carbón, arrojó el metal de hierro preparado al interior del horno.

Estos eran los llamados hierro blando y ferrita, que eran bajos en carbono.

 

– Maestro, ¿qué planeas hacer hoy?

– Se ha decidido qué haremos hoy: espada , sierra, guadaña, nata y azada. Haremos miniaturas de los cinco usando el hierro blando.

– Estos no serán de utilidad.

– Así es, no puedes usarlos.

– ¿No es un desperdicio?

– Tal vez lo sea, pero no es que no tenga sentido hacerlo.

 

Eiji miró la silla de hierro que había dejado en la entrada del taller.
Fue colocado allí para que los clientes lo usen. Eiji estaba orgulloso de que fuera un producto de alto grado, cuya función era dejar que los clientes se sentaran y no dejar que entraran.

La silla de hierro, que con frecuencia se doblaba, se amueblaba con cuero una vez terminada.
Con una mirada de los tiempos modernos, era una joya que poseía aspecto y función.

 

– Una vez que terminen, los usaremos delante de la puerta como decoraciones. Tanto la silla como las miniaturas cumplirán su rol de publicidad de nuestras habilidades.

– Entendido.

– No importa lo bueno que sea el artículo que hagas, siempre que no muestres lo que puedes hacer habrá muchas personas que no entenderán qué tan buenos son los productos… Además, todas las miniaturas no tienen más que una conexión profunda con un taller. Me pregunto si podría comparar su relación con un ritual indispensable.

– Entonces, ¿qué es lo primero que hace cada año al reanudar las obras?

-Bueno, al principio los colocamos en frente de la puerta, después de eso, los alineamos al lado. Cada año, su trabajo artesanal cambiará, haciendo que los clientes comprendan el alcance de sus habilidades. Solo eso hace que valga la pena, porque se convierte en el material de evaluación.

 

Naturalmente, ya que actualmente eran los únicos capaces de manejar el hierro; Las miniaturas no tendrán un papel más importante que decir qué tan buenos son los artículos.

La razón por la que Eiji hizo las miniaturas se debió a la importancia de preservar y apreciar las costumbres puras que sus antepasados ​​transmitieron.
Eiji, quien estudió el conocimiento moderno más que nadie, atesoró la enseñanza de sus antepasados, ya que era el remanente dejado por la humanidad, sin el cual, les habría sido imposible alcanzar el nivel actual de tecnología.

 

– Bueno, ¿los hacemos?

– Será mi primer golpe de martillo este año.

– Debido a que no lo has hecho durante mucho tiempo, no te reconoceré a menos que tu desempeño sea bueno.

-Eh Lo haré lo mejor que pueda.

— ¿Qué? No es ni soldadura de forja ni esmerilado de cuchillas. Además, no es difícil, por lo que no tardará mucho.

 

Eiji saca una cuerda, que colgaba del sótano.
Los sonidos del chorro de agua, la madera chirriante y la rueda dentada llenaban completamente el interior del taller.
La rueda hidráulica giró y la rueda dentada se movió, enviando viento al par de fuelles.
El carbón, que se cortó, comenzó a quemar rojo.

 

– Como siempre, observa atentamente la temperatura de la plancha.

– Si si. Me gusta este momento cuando el viento se entrega, haciendo que el fuego arda levemente de rojo.

– A mí también me gusta. Tal vez, mirar las llamas ponga en paz el corazón de cada herrero, es lo que pienso.

– Mirar las llamas es el secreto detrás de las habilidades de un herrero, ¿no es así?

– Hay un secreto para hacer buenos artículos. Hoy es una buena oportunidad para eso, así que te lo contaré.

– ¿Qué es? Tengo mucha curiosidad.

– Si no lo haces, no te darás cuenta de cómo se ve.

– ¿No voy saber si no lo hago?

 

Pietro probablemente quiso pulir sus habilidades, incluso si era para hacerlo más rápido por un solo día.

Su rostro, que estaba esperando las siguientes palabras de Eiji mientras tenía los ojos irradiados con brillos, cambió por completo en el de dudas.
Mientras observaba profundamente el cambio en la temperatura del hierro, pensó en algunas palabras.
Se preguntó cómo podría expresar este peculiar sentimiento suyo, para transmitirlo de la mejor manera.

 

– Debido a que estirar el hierro es agotador, puedo decirle al Maestro que una vez que el hierro se calienta, la cantidad de carbono caerá junto con su rigidez, ¿no es así?

 

– Si. Una vez que las chispas se dispersen, será la prueba de la caída del carbono. Hiciste un buen trabajo.

– Ehehe, gracias a ti.

– Si lo pones rígido aplicando una temperatura baja, no importa cuánto tiempo pase, no se estirará y solo tendrás dolor de espalda y hombros al final. Hay un tipo de temperatura que es adecuada para el hierro. Una temperatura que es  De-se-a-da por hi-e-rro.

– Una temperatura deseada por el hierro …

– Una vez que obtengas eso, podrás hacer cosas finas con facilidad. La dificultad radica en la diferencia de la temperatura, que se basa en la cantidad de carbono. Si el hierro se vuelve rojo como un atardecer, es demasiado bajo. Por otro lado, si se vuelve amarillo como un limón, es demasiado alto. Lo mejor es el del color naranja mandarina. Parece ser el momento adecuado.

El material de hierro se calentó mientras se irradiaba ligeramente con una luz que podía decirse que era de color naranja, similar a la naranja mandarina.
Gracias a que el día esta nublado acompañado por la caída de nieve, dentro del taller fue fácil observar el color de la plancha.

Pietro sacó el material de hierro altamente calentado con un par de pinzas y lo movió sobre el yunque.
Luego lo golpeó con un pequeño martillo.
El pequeño martillo sostenido por su maestro parecía un palo de un conductor en una actuación musical.
Presiona, tira, golpea rápida y poderosamente, sé más delicado y prudente en este lugar. Eiji en lugar de usar palabras le dio señales a su discípulo para que tomara el primer paso.
El sonido generado al golpear continuamente el hierro distraía; por lo tanto, no dependía de usar palabras, lo que retrasaría a Pietro.
Golpeando el hierro como si lo estirara perpendicularmente, Pietro giró el martillo en su dirección.
Si Eiji considerara que no había suficientes golpes, le daría una señal a Pietro para que golpeara.
Eiji estaba a cargo de instruir, mientras que, Pietro se inclinaría sinceramente.

El ritmo era ligero y agradable.
El sonido producido por el hierro era a veces alto y a veces bajo, como si estuviera tocando una composición musical única.
Una vez que la plancha se enfriaba, el trabajo se detenía y luego el viento se enviaba dentro del horno.
Solo durante ese momento pudo respirar. El herrero repetiría esto continuamente.

 

– El martillo funciona de la misma manera. Todavía no puedes hacer cosas buenas cuando lo golpeas con el brazo. Sentir que el martillo se convierte en una extensión de su brazo, entender la sensación de hierro directamente, y luego, no controlar su mano sino que tu martillo con facilidad … Estos son puntos esenciales si quieres captar el sentimiento.
– Para que eso suceda, ¿qué debo hacer?
– Debes practicar haciendo muchos de ellos y pensar en el hierro como algo común.
– Entonces, es principalmente dar lo mejor de mí, ¿no es así?
– Bueno, no precisamente, es un poco diferente.
– Es decir…
– El color ha cambiado. Ok, vamos a reanudar nuestro trabajo.
Habiendo interrumpido sus palabras, Pietro una vez más puso el material de hierro en el yunque. 

Manejar la temperatura del hierro es lo más esencial.
Más que hablar, más que nada, lo único que podía hacer era golpear la plancha con la temperatura deseada.
Dicho esto, la herrería es una obra ocupante.
El trabajo no va en consecuencia a la conveniencia de uno, sino a la del hierro.

El hierro estaba estirado. A pesar de estar suelto, tomó la forma de una espada.
Al final, era una miniatura, por lo que su finalización llevó inusualmente menos tiempo en comparación con hacer una de tamaño completo.

Nuevamente guardando la plancha dentro del horno.
Pietro habló una vez más como si esperara que ese momento terminara.

 

– Además de hacer lo mejor, ¿qué más debería hacer?

– Debe considerar adecuadamente el significado detrás de cada balanceo de martillo. ¿Alguna vez has pensado en por qué deberías cambiarlo de la forma en que te instruyeron?

– No …

– ¿No sentiste que el retroceso regresaba a tu martillo cada vez que la temperatura bajaba un poco?

– Aún no.

– Bueno, supongo que eso sería obvio. Yo también era así.

 

Hace mucho tiempo, Eiji también recibió su enseñanza de la misma manera.
Si hubiera sido capaz de comprender eso con su propio pensamiento desde el principio, se lo habría llamado un genio.

 

– Está bien si intentas sentir eso la próxima vez. El cambio en el sonido generado por el hierro, el cambio de retroceso y la dureza que aparece en el momento del afilado, todos tienen un significado. Todo cambiará dependiendo de qué tan consciente esté de estos factores, así como de cómo los maneje.

– Entendido. Yo lo haré.

 

Una persona que no se enoja por señalar su propia imperfección se convertirá en un adulto.

¿Cómo estaba yo entonces? – mientras pensaba en eso, Eiji sonrió irónicamente.

En sus días de universidad, solía haber muchas enseñanzas que no eran útiles cuando se aplicaban en un taller.
Es imprudente producir bienes mientras se ignora el procedimiento de enfriamiento indicado por un fabricante de acero.
Ser forzado a aplicar sus conocimientos en la práctica no fue una tarea fácil; Sin embargo, las palabras de su maestro eran absolutas.
Eso es porque, su maestro haría mejores cosas que él mismo.
Cada vez que se sentía molesto, solo podía rendirse.

Una vez que él fuera capaz de hacer cosas que eran satisfactorias por sí mismas, su padre lo dejaría hacer por su cuenta.
Eiji fue capaz de vincular los fenómenos frente a sus ojos con su propio conocimiento conseguido por estudiar.
Al principio no fue fácil, ya que tuvo que descubrir cómo la teoría y la práctica se mordían entre sí.

—— ¿No lo sabrás a menos que lo intentes?

Se preguntó cuánto estaba orgulloso de estas palabras.

 

– Así que has terminado, ¿verdad? Buen trabajo, probablemente estés cansado.

– No estoy bien.

– Está bien no forzarte. Probablemente fue la primera vez que balanceas un martillo grande desde el principio hasta el final, ¿verdad?

 

Tan pronto como Pietro levantó su brazo cansado y se limpió el sudor que corría por su frente, se oyó afuera el canto de un gallo.
Era la señal para el mediodía.
El gallo cantaría tres veces al día: por la mañana, al mediodía y por la noche, convirtiéndose al mismo tiempo en el reloj de esta aldea.
¿Estaba luchando por el territorio? Quizás fue una de esas peleas por apelar. Una vez que el gallo cantó, los otros empezaron a cantar uno tras otro.

 

– Justo el momento adecuado. Tomemos el almuerzo y descansemos ya que es mediodía.

– Entendido.

 

Como Eiji le dijo a Tanya que planeaba ir al taller hoy, ella debería traerle una lonchera o ingredientes para hacer comida aquí.
Justo cuando se limpió el sudor y limpió la suciedad de carbón de su cuerpo, la figura de Tanya apareció en la puerta. Ella sostenía una cesta en su mano.

 

– Eiji-san, te traje el almuerzo.

– Gracias, como siempre. ¿Cuál es el menú de hoy?

– Es la cosa llamada pizza, que me enseñaste Eiji-san.

– Oh, ¿no es genial? También hay suficiente para ti Tanya, así que comamos juntos.

– Así que estamos comiendo juntos, ¿verdad?

– Pareces ser feliz, ¿verdad?

– Eso es porque ha pasado bastante tiempo desde la última vez que comimos juntos, ¿no es así?

– Tan pronto como entramos en la temporada de invierno, ha sido completamente diferente.

 

Tanya se acercó a la escena del fuego en el momento justo y sacó la masa de la canasta, queso, salami y cebolla picada. Una vez que lo hizo, Tanya se movió rápidamente y los puso en una sartén.
Eiji operó el par de fuelles, haciendo que el fuego de carbón ardiera con fuerza.
El uso del horno para hacer algunos pescados a la parrilla fue un beneficio secundario de ser un herrero moderno.
La comida al horno con carbón vegetal era más deliciosa que el uso de gas, que difícilmente podría compararse.
Y luego, para evitar que la atmósfera dentro del lugar de trabajo se seque, la chimenea se suspendería por la noche. Por lo tanto, siempre podían tomar té caliente.
Mientras Eiji estaba preparando el té, Tanya estaba mirando la sartén mientras esperaba que se hiciera la pizza.
Finalmente, un agradable y mixto olor a masa, queso y salami al horno se elevó en el aire.

 

– Ah … eso es un buen olor, ¿no?

– Pietro, no puedes. Este es el mío y el almuerzo de Tanya.

– Que buen olor, me está matando …

 

Una vez que su estómago gruñó prominentemente, Pietro se sintió abatido con la apariencia de ser abatido.
Haa – su mirada deprimida era la de un perro que colgaba sus orejas y cola, lo cual era agradable.
Dicho esto, Eiji no tenía ninguna intención maliciosa en particular.

 

– Bueno, Pietro, tú también, probablemente tendrás tu almuerzo así que … Oh, hablando de rumores
… Pietro conseguiste una novia, ¿verdad?

– Esa chica es solo mi amiga de la infancia y no mi novia.

 

Buen día – se escuchó una fuerte voz de saludo.
De repente, la apariencia de una linda chica fue vista desde la puerta.
Justo después de ver esa figura, la espalda de Pietro se estremeció por un momento.

 

– Pietro-kun, te traje tu lonchera.

– Oh. Gracias.

– Sería bueno comer juntos.

– Mira, Sara-chan, ven y siéntate en esta silla.

 

Mientras Tanya acariciaba la silla al lado de Pietro, Sara asintió profundamente y se sentó en ella.
Sara y Pietro tenían la relación de estar medio arreglados en un matrimonio por sus padres. En otras palabras, el padre de Sara era el granjero, Bernard.
En caso de que su compatibilidad fuera mala o encontraran otra pareja agradable, su matrimonio sería cancelado; sin embargo, no parecía haber necesidad de preocuparse por eso.

A pesar de que Pietro hizo una cara de desaliento, si tuvieras que mirar más de cerca, podrías entender que estaba avergonzado, en lugar de insatisfecho.

Tan pronto como se abrió la lonchera, se arregló el interior con una baguette duro, uvas secas y nueces. La razón por la que no había huevos y carne fue quizás debido a su menú de hoy.

Fue el primer invierno de Eiji aquí; sin embargo, en comparación con la transición entre la primavera y el otoño, el invierno fue evidentemente mucho más duro.
La frecuencia de la caza disminuyó con la acumulación de nieve, y el número de proteínas que circulaban en el pueblo se redujo claramente.

grandes cantidades de quesos, yogures y alimentos en conserva, como carne seca, jamón y tocino, así como la cosecha recolectada en invierno, se reducen día a día desde el almacén. 

Eiji esperó ansiosamente la finalización del cobertizo del establo, que era muy esperado para el crecimiento del ganado.

 

– Eiji-san, está hecho. Por favor diga a~ hn.

– Hacer eso frente a los niños es algo embarazoso.

– A ~ hn.

– Erm, Tanya-san?

-….

– AA ~ hn, (sfx para mantener algo caliente en la boca)

– ¿Cómo está el sabor?

 

Tanya levantó los ojos con ansiedad mientras miraba a su alrededor sin descanso.

 

– Es delicioso.

– ¡Ah, gracias a Dios …!

 

Dentro de su boca, el queso se derritió pegajosamente.
El sabor espeso era de la suavidad, que no podía compararse con el vendido comercialmente. Además, era mucho más prominente.
La cebolla asada dio un fuerte estímulo con la dulzura. Además de eso, se agregó el suave olivo, que hizo que la pizza fuera bastante deliciosa.
Esto fue gracias a que Tanya agregó algo de su imaginación y creatividad cada día desde que le contaron varias recetas.
De hecho, Eiji tiene una buena esposa.
Sintiendo felicidad y vergüenza, Eiji tomó un pedazo de pizza y alimentó a Tanya de la misma manera con ‘A ~ hn’
Su boca se abrió ligeramente mientras sostenía suavemente la punta de la pizza en su boca.

 

– ¿No es delicioso?

– … Es tan vergonzoso que no puedo decir el sabor.

– Bueno, entonces ¿lo haremos una vez más?

– Es vergonzoso.

– Esta bien. Debido a que lo hemos hecho una vez, hacerlo una o dos veces no cambiará nada.

– E-Eiji-san, ¡estás disfrutando esto demasiado!

– ¿Eso crees? Probablemente lo estoy. Incluso yo mismo no puedo entenderlo.

 

Tanya tenía el área alrededor de sus ojos estrechada debido a la vergüenza. Eiji quería ver esa expresión mientras la alentaba a comer la pizza.
Ella negó con la cabeza como si no estuviera de acuerdo; Sin embargo, Eiji no lo permitiría.
No pudo resistir ver esa cara avergonzada de ella mientras la hacía terminar la pizza.

Sniff sniff – Tanya expresó su dolor con un grito falso. Al ver eso, Eiji se calmó mientras tomaba su té.

Estoy satisfecho … – pensó.

Su apariencia de una ardilla comiendo era increíblemente linda.
Junto a ellos, Pietro, que estaba a punto de comer su comida, y Sara, que sostenía su mano, estaban sentados.

 

– Oye, Sara.

– ¿Qué, Pietro-kun?

– Pueden ser recién casados, pero ¿se supone que los adultos coquetean así al lado de los niños?

– ¿Estás celoso? Nosotros también lo haremos. Muy bien, di A ~ hn!

– ¡Eso no es lo que quise decir! Estaba pensando por qué el maestro al que respeto tanto podría ser así de consentido.

– Creo que eso se debe a que ya ha hecho un buen trabajo, ¿entonces se está relajando?

– Quizás sea eso …

– ¿Pensar así te hace más feliz?

– Ugh … justo lo que debería creer …

– En lugar de eso, ¿no vas a comer? Muy bien, A ~ hn.

– O-ok.

 

A Sara no le importaba la agonía de un discípulo perdiendo respeto por su maestro.
Al escuchar las palabras, que traspasaron la naturaleza peculiar de su infancia, Pietro se preocupó aún más.
Aprovechando esta oportunidad, Sara repitió lo mismo 10 veces con sus ojos vueltos hacia arriba, que apuntaban con una precisión que no se veía por ninguna parte. Pietro solo podía aceptarlo, quisiera o no.

La forma en que Sara le proporcionó la comida parecía como si un ave estuviera alimentando a su polluelo.
La dulce atmósfera que parecía causar náuseas en otras personas, se extendió por el taller, que apestaba a hierro.

――

Después de eso, las miniaturas se completaron de manera segura y se mostraron en la puerta.

Más tarde, se dijo que tenían propiedades extrañas, que irritaban a las personas solteras en la medida en que no podían considerarse elementos inorgánicos.

 

<previo] [INDICE] [próximo>



NOTA: TODO ESTO ES PRÁCTICAMENTE TRADUCCIÓN DE GOOGLE-TRAD Y LO EDITE A MI GUSTO, COMO MI EDICIÓN NO ES DE GRAN CALIDAD NO PUEDO GARANTIZAR UNA TRADUCCIÓN EXACTA O INCLUSO DECENTE, ASÍ LOS CAPÍTULOS ESTÁN EN CONSTANTE CAMBIO Y ESTOY 100% DISPUESTO A CRITICAS/CORRECCIONES


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s